Tortuga Hicotea o tortuga de orejas naranjas (Trachemys callirostris)

Trachemys callirostris

Daniel Francisco Bolivar Trujillo
Universidad Pedagógica Nacional

t/sdcard/DCIM/100GOPRO/GOPR0994

Tomada por: D. Bolivar, 2018 en Mundo Marino, Santa Marta

Taxonomía

Reino:   Animalia

Filo:  Chordata

Clase:  Sauropsida

Subclase:  Anapsida

Orden: Testudines

Familia: Emydidae

Género:  Trachemys

Especie: Trachemys callirostris

(Gray, 1856)

Categoría de amenaza
Nacional: Vulnerable VU A4cd.

Habitat

La tortuga hicotea, Trachemys callirostris, es una subespecie que se distribuye en Colombia y Venezuela, principalmente en la región Caribe colombiana desde el occidente del golfo de Urabá hasta el sur de La Guajira (para 1975, MEDEM las consideró localmente extintas en este departamento), incluyendo los complejos cenagosos de los ríos Sinú, San Jorge, Magdalena y Ranchería (Castaño-Mora, 2002)

Se trata de una especie con  hábitos crepusculares a nocturnos. Su hábitat es variado, incluyendo lagunas, ciénagas, pozos artificiales y áreas anegables de ríos y riberas. Prefieren aguas lentas con fondo fangoso y abundante vegetación sumergida o flotante, las aguas tranquilas cubiertas de vegetación acuática, siendo una especie común en bosques de galería y zonas de manglar. Si las condiciones ambientales le son favorables puede encontrársela desde el nivel del mar hasta los 1.500 metros de altitud. La temperatura del agua puede oscilar entre 20 °C y 35 °C. En los criaderos hay que imitar lo mejor posible el hábitat natural. Mantener el agua lo más limpia posible para evitar las enfermedades por sedimentos.

Sin título

Tomada de Libro rojo de reptiles. Instituto Humbold

Morfología
Tortuga de tamaño mediano, longitud recta del caparazón máxima de 35 cm, con un peso máximo de 7 kg. Presentan dimorfismo sexual, siendo las hembras de mayor tamaño, con un caparazón de 23 a 30 cm de largo, mientras que en los machos alcanza entre 19 y 25 cm. Caparazón verde con manchas circulares (ocelos) amarillas y negras; con cinco escamas vertebrales, ocho costales y 24 marginales. Plastrón ancho y plano con una muesca posterior. Cabeza grande, dorsalmente plana o cóncava, con un hocico cónico. Plastrón con un patrón complejo y generalmente simétrico de manchas negras que varía entre individuosba326265-6042-4e9b-8ebb-3e69aecbabc5

Tomada por: C. Casas, 2018 en Mundo Marino, Santa Marta

Comportamiento

Durante la época de sequía T. callirostris se entierra y sobrevive de sus reservas hasta que llegan las lluvias. Su alimentación es omnívora, aun cuando la proporción de vegetales es muy superior a la del resto de alimentos, entre los que se encuentran cadáveres de animales, peces, crustáceos y moluscos. El ciclo reproductivo se inicia en septiembre con el celo y la cópula. Esta época coincide con las últimas lluvias, cuando todavía las ciénagas y zonas acuáticas están llenas. Este proceso finaliza en diciembre, y las puestas se inician en el mes de enero, pudiendo prolongarse hasta bien entrado el mes de abril. La incubación dura de 2 a 3 meses, produciéndose los nacimientos entre mayo y julio. (A. Martínez; L. Bernal, 2004).  Los huevos los depositan en pequeños hoyos, que ocultan bajo plantas acuáticas secas o pasto, entre 6 y 15 huevos con un diámetro de 30 a 33mm de largo por 29 mm de ancho y un peso de 5 g. Cada hembra puede realizar varias puestas cada temporada. La incubación dura unos 60 días. Tanto antes como después de nacer las crías afrontan muchas posibilidades de ser depredadas. Los depredadores de puestas más conocidos son mamíferos como la zorra perro (Cerdocyon thous) y el zorro patón (Procyon cancrivorus), y reptiles como el tejú (Tupinambis teguixin). Las crías y juveniles son presa fácil de caimanes (Caiman crocodylus), mientras que las hicoteas adultas son consumidas por el jaguar (Panthera onca), el tigrillo (Felis pardaIis) y el caimán del magdalena (Crocodylus acutus).

Video tomado por D. Bolivar, 2018 en Mundo Marino, Santa Marta

Usos

En Colombia muchos reptiles se han consumido tradicionalmente ya desde época prehispánica debido a la abundancia de éstos en la fauna autóctona, su valor nutricional y la facilidad para mantenerlos con vida en cautividad. Las tortugas han llegado a constituir una parte importante de la dieta de algunas comunidades, especialmente de las que habitan en la llanura anegable de la región Caribe, hábitat típico de la hicotea, Además, culturalmente se asocian algunas características del comportamiento de la hicotea, como la estivación, a la capacidad de resistencia de las personas que de ella se alimentan. Esto es especialmente importante en algunas localidades, como los departamentos de Córdoba y Sucre, donde durante 1996 y 1997 se calcula que se capturaron un millón de ejemplares para consumo (AGUILERA, 1997).“>

Amenazas

En épocas cercanas a la Semana Santa se exportan ilegalmente cientos de ejemplares a ciertos departamentos como el de Córdoba, donde comer hicotea en fechas cercanas a Pascua es tradicional. Esta época coincide con la temporada reproductiva de la especie. Por otro lado, una de las poblaciones más amenazadas se ha registrado en un área muy pequeña donde está presionada cada vez más por los traficantes y los “galapagueros”.

 

Conservacion

Las medidas de conservación propuestas son la creación de áreas protegidas y la estricta aplicación de las leyes existentes. Pese a ello desde las entidades científicas de todo el país se asume que debería evaluarse el tamaño real de sus poblaciones y cómo responden éstas a la presión y explotación a la que están sometidas. Sólo con estas actuaciones básicas podrá garantizarse un adecuado plan de aprovechamiento, manejo y gestión de esta especie. Como medida adicional se ha elaborado un plan de acción para la conservación de las tortugas continentales que aúna diversas líneas como investigación y monitoreo de poblaciones, educación ambiental, participación comunitaria, y manejo sostenible. Ya se han editado trabajos (De la Ossa-Velasquez y Riaño 1999) sobre la cría en cautividad dirigida al consumo.

 

Bibliografía

  • A.Martinez – L. Bernal, 2004, La tortuga hicotea en Colombia: biología. usos y conservación, revista REptilia 52, Bogotá, Colombia
  • CASTAÑO-MORA, 0, V” 2002, Libro rojo de reptiles de Colombia, Libros rojos de especies amenazadas de Colombia, Instituto de Ciencias Naturales-Universidad Nacional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente, Conservación InternacionalColombia. 160 pp, Bogotá, Colombia.
  • CASTAÑO-MORA, O. V, & MEDEM, F., 2002, Trachemys scripta ea. ornara. Pp.102-104 En: Castaño-Mora, o.v. (Ed), 2002. Libro rojo de reptiles de Colombia, Libros rojos de especies amenazadas de Colombia, Instituto de Ciencias Naturales Universidad Nacional de Colombia, Ministerio del Medio Ambiente, Conservación Internacional-Colombia. Bogotá, Colombia
  • DE LA OSSA-VELASQUEZ, J. L., RIAÑO, R., 1999. Guía peie el manejo y cría de la hicotea o jicotea: Trachemys scripta callirostris (Gray). Con venia Andrés Bello, Serie Ciencia y Tecnología, No. 74, 40p, Santafé de Bogotá, Colombia

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s